Cuando haces click, ya no hay stop.

octubre 08, 2018
Miriam Gimenez

Ahora mismo me siento como en un anuncio de Pringles, si. ¿Soy la única que a veces, hace click, y que a partir de ese momento, todo cambia? #cuandohacesPOPyanohaySTOPversionrequetebu

Me considero una persona muy constante, me gusta la sensación de confort y comodidad que aportan algunas situaciones y me gusta la estabilidad. Pero a la vez me encanta probar cosas nuevas, hacer locuras, y dejarme llevar. Vamos, que no hay quien me entienda, señora. Últimamente estoy leyendo mucho sobre actitud, sobre como con un pensamiento puedes cambiar el rumbo de las cosas, como mi amigo Alberto, The Macrowizard (podeis conocerle aqui) dice, “En vez de salir de tu zona de confort, crea una nueva zona” Pues bien, y yo me pregunto ¿alguien me puede dar un mapa de mis zonas de confort? Porque a veces ni yo misma las entiendo.

Y os explicaré a que me refiero con lo de hacer click. Para los que no me conoceis, la primera carrera que elegí, fue ADE (administración y dirección de empresas, o como gastarse cientos de euros en clases particulares para intentar aprobar microeconomía II). Fue una decisión muy poco meditada, más bien dejándome llevar por algo que se esperaba de mi, y no por lo que realmente quería. Pero bueno, dicho esto, ahí estaba yo. Enfrascada entre clases y asignaturas que no me llevaban a ningún sitio. Recuerdo que durante el ultimo año (antes del cambio) me levantaba muchos días, y siempre intentaba encontrar una excusa para no ir a clase. Y recuerdo perfectamente el día en el que decidí cambiar las cosas. Volvía de la universidad en el autobús hacia casa, y tenia una chica al lado hablando por teléfono, llevaba una maleta, y por lo que entendí en la conversación que mantenía por teléfono, llevaba su ultima maleta a la ciudad donde iba a vivir, y le decía a esa persona “llevo tantos años deseando despertarme allí, y mañana por fin”. (Ese fue mi click) Bajé de ese autobús y en cuanto llegue a casa me senté delante de mis padres, y tras 30 minutos de conversación lacrimógena, les dije que no era feliz, y que quería estudiar psicología.

Sí, fue como soltar una bomba de relojería, pero ha sido una de las mejores decisiones de mi vida.

Dicho esto, a lo que voy. A veces nos encontramos en situaciones a las que hemos llegado ya bien sea por confort, porque en un momento dado creímos que era lo correcto, porque durante un tiempo nos hizo sentir bien.. y un día, nos damos cuenta, de que ya no nos gusta, de que lo que queremos es salir de esa habitación y conocer mundo, de que queremos cambiar de carrera, o de que simplemente, queremos cambiar algo de nosotros que no nos deja ser felices.

(Toma pedazo de chapa de autoayuda que os estoy metiendo, eh? eh?)

Así que bueno, yo, que me estoy enfrentando últimamente a un montón de clicks (y que no todos me están trayendo cosas buenas) os diré. Qué narices, saltad, como los valientes de San Sebastian. Que si sentís el POP, da igual que no haya stop. Porque los clicks, si implican un cambio, siempre será porque en esos momentos es necesario, porque como dice mi perfil de IG “the best things are the one you don’t expect”, porque si nos damos contra un muro, ya nos pondremos una tirita, porque a veces lo que hay fuera, acaba superando con creces lo de dentro. Tengamos miedo, pero tengamos cojones. Hagamos click, pero dejemos que las decisiones nos enseñen algo más sobre nosotros mismos.

Fin del post de autoayuda.

Bienvenido otoño de las decisiones.

PD: Me comía un bote de Pringles más grande que mi cabeza.

7 Comments. Leave new

Que ganas tenia de volverte a leer! Mañana cuando me levante volverás a ser mi primera lectura, para empezar el día con esa Magia que haces sentir cuando te leo.

Responder

Que lo bueno te encuentre, te siga y se quede siempre contigo.
Como lo voy a hacer yo ❤️

Responder

Siempre me emocionas . A tope con el otoño de las decisiones muchísima suerte con todo. Esta estación siempre trae muchos y nuevos comienzos

Responder

Eres magia bonita❤️

Have a seat, the unexpected is yet to come.

Responder

Como me gusta lo que escribes y como lo escribes. Adelante con los cambios!!!

Responder

Que ser valiente no es cuestión de suerte, sino de gente como tú.
Siempre dentro!

Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *